El origen del ron tiene mucho Embrujo

“Quinces hombres sobre el cofre del muerto yo-ho-ho y una botella de ron”. La frase corresponde a un cántico de marineros que se repite cíclicamente en La isla del Tesoro, novela de aventuras escritas por Robert Louis Stevenson en la Inglaterra del siglo XIX. Al Capitán Flint, “el pirata más sanguinario que alguna vez haya vivido” y en torno al cual se desarrollaba gran parte de la historia, le encantaba este aguardiente destilado de la caña de azúcar tan extendido por las islas Antillas. El ron era la bebida por antonomasia de los fieros piratas que surcaban los mares buscando, como en la novela del autor escocés, una isla con un tesoro escondido bajo su arena. ¿Les ayudaría en esa difícil empresa?

Tras la conquista del reino moro de Granada, se empezó a hacer este licor destilado de los jugos fermentados de la caña de azúcar, traída a Europa por los árabes a través de España. Cristóbal Colón introdujo la caña de azúcar en América y, pronto, se descubrió que allí el clima era muchos más apropiado para la producción tanto de azúcar como de ron. Tras la extracción de aquella, quedaba un espeso líquido marrón (la melaza) que al destilarse producía una estimulante bebida alcohólica. Cuando ingleses y franceses se instalaron en las Antillas, comenzaron a destilarlo a gran escala, llegando a ser un producto importante para la zona (Indias Occidentales).

Se menciona por primera vez en documentos provenientes de Barbados, en 1650; “kill-devil”, se le llamaba: el ‘mata-diablo’. Al cabo de unos 20 años, pasó a denominarse simplemente “rum”, de donde proviene el actual término español o francés (“rhum”).

Tan importante fue a nivel económico, en los siglos XVII y XVIII, que llegó a utilizarse como moneda de cambio para el tráfico de esclavos africanos y en el negocio de pieles con los indios de América del Norte. La demanda no paraba de incrementarse, el ron comenzó a exportarse a las colonias inglesas en América y llegó un punto en el que se establecieron las primeras destilerías en Nueva York y en Nueva Inglaterra.

Esta es la particular historia del origen del ron. Una bebida, quién nos iba a decir, importada desde el Reino de Granada hace ya más de 500 años. El Embrujo de Graná permanece vivo en Líber Destilerías.

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Campos obligatorios *

Debes tener al menos 18 años para visitar este sitio

Fecha de nacimiento

- -