¿A qué se debe el boom de la ginebra?


Durante el año 2014, se comercializaron en España en torno a 200 millones de litros de bebidas espirituosas. En términos monetarios, supuso una recaudación de 760 millones de euros en impuestos especiales. Y colocó a España como el tercer país, tras Reino Unido y Francia, con mayor número de empleos directos generados por este sector dentro de la Unión Europea.

A esos millones de litros y de euros, también contribuyeron los centenares de etiquetas que producen una determinada bebida alcohólica en nuestro país: los 200 de la ginebra. Muchas de ellas morirán y otras se reinventará, como es el caso de Destilerías Líber. Pero lo que parece indiscutible es que, aunque no todas permanezcan, sí que lo hará ese aguardiente inglés destilado de la cebada, rectificada con bayas de enebro y aromatizado con cardamono y otras hierbas. ¿Qué lo diferencia del resto para haberse convertido en tendencia culinaria en España durante los últimos años? En la base, prácticamente todos los alcoholes provienen de los cereales.

Puede que sea el tiempo o nuestra cultura de salir mucho a la calle, que los días y los horarios de trabajo son largos. Pero, sobre todo, el ‘boom del gin-tonic´se lo debemos a que es la copa que más se personaliza. Así es. Porque primero está la propia bebida (más cítrica, seca o floral) y, después, la tónica que acompañará a nuestra elección favorita antes de añadirle la fruta y las especias que más nos agraden para conseguir un sabor característico y acorde a nuestras papilas gustativas. Aunque para los clásicos siempre quedará el ´perfect serve’ con una rodaja de limón.

Copas a medida en las que nosotros elegimos qué y cómo combinar. Ese es el secreto de la ginebra. Y esté es un listado de referencias que no debes dejar de probar y recomendar: 12/11, Cool Gin, Aurum, New Berry. Una elección segura, directa al grano y al enebro.