Whisky

Whisky


Nuestro whisky de puro malta, braceado, fermentado, destilado y envejecido por no menos de 10 años en barricas jerezanas se envasa en distintos formatos.
Destilerías Líber | Productos: WHISKY EMBRUJO DE GRANADA 700 ml 40% VOL

WHISKY EMBRUJO DE GRANADA 700 ml 40% VOL

Destilerías Líber | Productos: CANECO DE  CERÁMICA 700 ml 40% VOL

CANECO DE CERÁMICA 700 ml 40% VOL

Destilerías Líber | Productos: WHISKY EMBRUJO DE GRANADA 200 ml 40% VOL

WHISKY EMBRUJO DE GRANADA 200 ml 40% VOL

Destilerías Líber | Productos: WHISKY EMBRUJO DE GRANADA (MINIATURA) 50 ml 40% VOL

WHISKY EMBRUJO DE GRANADA (MINIATURA) 50 ml 40% VOL

ELABORACIÓN DEL WHISKY DE PURO MALTA:

En Destilerías Líber seguimos la tradición centenaria heredada de los maestros escoceses para la fabricación de nuestro whisky. Para ello, a partir de cebada tostada (malta) y mediante molienda obtenemos una harina.

En el depósito de braceo se mezcla esta harina con agua muy caliente, transformándose en un líquido azucarado, translúcido y oloroso. Después de ser filtrado y enfriado, proceso conocido como braceo, se trasvasa al fermentador.

La fermentación es el proceso durante el cual las levaduras van transformando los azúcares en alcohol y CO2, con una potente ebullición que dura entre 48 y 72 horas, que recuerda el burbujeo de las marmitas de nuestras brujas, obteniendo una especie de “cerveza”, el wash, que oscila entre los 7 y 8 grados alcohólicos.

La doble destilación se realiza en alambiques de cobre elaborados por un artesano en el granadino barrio del Albaicín, ensamblando con maestría cada pieza del diseño propuesto hasta conseguir la forma definitiva.

El proceso de destilación dura dos días; en el primero de ellos (primera destilación), se obtiene un líquido entre 25 y los 30 grados alcohólicos. Al día siguiente, en la segunda destilación (un proceso mucho más delicado y exigente) se desecha el primer líquido obtenido denominado cabezas (constituidas, entre otros elementos, por metanol muy peligroso para la salud), se conserva el producto intermedio, llamado corazón, y se desecha la última fase del destilado donde las llamadas colas (alcoholes superiores) darían un mal sabor.

Finalmente se consigue un destilado puro, transparente y aromático de unos 60 grados alcohólicos.

El corazón se traspasa a las barricas de roble americano donde envejecerá un mínimo de 10 años. Nuestras barricas proceden de Jerez donde durante más de 20 años albergaron un Pedro Ximénez que le trasmitió a la madera sus notas aromáticas y que ahora le aportará todas sus fragancias al joven whisky que poco a poco irá madurando en la bodega.

Una vez completo este proceso se rebajará con agua pura procedente de los deshielos de Sierra Nevada hasta alcanzar el grado alcohólico deseado de 40% Vol.

Finalmente y previo enfriamiento a -2ºC, será filtrado y embotellado.